Pautas para ser feliz

¡Quiero ser feliz pero no sé cómo hacerlo!

Puede que sea una de las dudas que más nos llegan a nuestra consulta de psicología, lo cual no nos extraña ya que la felicidad siempre ha sido como nuestra gran piedra filosofal. Diversos estudios han demostrado independientemente del rincón del planeta donde nos encontremos, se le otorga a la felicidad una gran importancia, y es considerada una de las grandes metas de la vida.

Estos estudios también demuestran que el estado de felicidad tiene números beneficios tanto físicos como emocionales. Una persona feliz aspira a tener una vida más larga, posee un sistema inmunológico más fuerte y tiene mayor tolerancia a los dolores.

La felicidad no es una utopía, si no que la podemos tener al alcance de nuestras manos. Tenemos una disciplina, la psicología positiva, con la que podemos analizar qué es lo que nos causa un aumento de felicidad y podemos aprovechar estos conocimientos para ir aplicando diferentes cambios en nuestra vida y conseguir ser mucho más felices.

10-consejos-para-aumentar-la-felicidad

10 consejos para ser más feliz

Se consciente de la felicidad

No basta con decirte  «Quiero ser feliz» y no tomar acción si no que tenemos que dar una serie de pasos para poder conseguirlo. La felicidad no ocurre al alzar, es un estado que necesita ser trabajado día a día.

Querer felicidad en nuestra vida nos implica un compromiso y la práctica de ciertas actitudes y comportamientos que nos lleven a ella.

Es necesario aprovechar las oportunidades, vivir plenamente los momentos, tenemos que estar dispuestos a comenzar el camino que nos lleve a ese estado.

Aumenta tu resiliencia.

El contrario de la felicidad es la resiliencia, es decir la capacidad de enfrentarse a problemas y salir más fuerte de ellos, por lo que nos ayuda a ser felices aun cuando las cosas no se presentan como quisiéramos.

Aplica la gratitud

No te quejes por lo que no tienes, sino todo lo contrario, hay que dar gracias por lo que tenemos. Este cambio nos darás más satisfacción y con el tiempo más felices.

Trabaja el perdón

Vivir con continuo rencor nos aparta de la felicidad, y fomenta la insatisfacción, la rabia y la desesperanza. Si queremos ser felices tenemos que aprender a superar el pasado y perdonar. Solo de esta manera podemos vivir con el mínimo equipaje, dejando sitio para la positividad.

Sabemos que perdonar no es sencillo, y en muchas ocasiones es necesario tiempo para que esas heridas vayan cicatrizando.

Enfréntate a los pensamientos y emociones negativas

Son muchas la veces que las preocupaciones se apoderan de nuestro pensamiento, si no las paramos a tiempo nos harán sentir mal y puede dañar nuestro autoestima, por lo que es fundamental tener una higiene mental que nos ayude a conseguir el equilibrio emocional.

Refuerza tus relaciones interpersonales

Encontramos la felicidad cuando nos rodeamos de amigos y personas positivas que nos apoyan y pasamos tiempo de calidad con ellos, por eso potencia tus relaciones, vivirás los mejores momentos de  tu vida.

Implícate en actividades que te aporten algo

Estamos rodeados de actividades monótonas en nuestro día a días, que muchas veces no tienen ningún sentido, otras por ejemplo son inevitables. Elimina de tu agenda lo que no te haga feliz (siempre y cuando no tenga consecuencias negativas en tu vida) y añade nuevas actividades que te hagan sentirte vivo.

León Tolstoi decía: “El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace”

Aprende del valor de las pequeñas cosas.

Ser feliz no es llenar nuestra vida de posesiones materiales y placeres, hay otro nivel de felicidad unido a las pequeñas cosas. Si aprendemos a valorar los pequeños detalles nos daremos cuenta que no necesitamos mucho para ser feliz, sino empezar a apreciar lo que tenemos.

Haz deporte al aire libre

El hacer deporte no solo te ayuda a estar en buena forma física sino que también conseguimos liberar el estrés. Durante la práctica del ejercicio nuestro cuerpo libera endorfinas, que nos generan una sensación de relajación y bienestar. El ejercicio físico puede llegar a ser un tratamiento igual de eficaz que los medicamentos.

Higiene del sueño

Dormir tiene una gran importancia para descansar y recuperar las energías para el día siguiente. Hay estudio que relacionan enfermedades como el Alzheimer con la falta de sueño.

A parte de su función física, el poder dormir las horas que nuestro cuerpo necesita también nos ayuda a procesar mejor los conflictos y nos hace más felices.