Vivir el momento presente

Quizás sea uno de los secretos de la felicidad, pero como aprendemos a poder vivir en el momento presente.

Cuando camines, camina. Cuando comas, come

Este antiguo proverbio Zen viene a relucir el gran problema del que se quejan muchas personas y no es mas que: la incapacidad de poder vivir el momento presente.

Realizamos multitud de tareas en nuestro día a día, pero realmente ¿Somos conscientes de ellas? No nos percatamos de lo que estamos haciendo, sino que vamos en modo piloto automático, tenemos la cabeza en otra parte y nos olvidamos de ese momento presente. Y este aparente despiste tiene un motivo, y es que estamos demasiado ocupados recordando el pasado y preocupándonos por el futuro, así que el presente se nos escapa.

Estamos atrapado en un tiempo inexistente

Todos en algún momento hemos experimentado el quedarnos atrapado en un tiempo inexistente. Cuántas veces estamos trabajando y quizás estemos pensando en el próximo viaje que vamos a realizar, y cuando llega el momento del viaje seguimos preocupados por las cosas pendientes que hemos dejado en la oficina. También suele ocurrir mucho cuando salimos a correr o nos ponemos a ver una película para relajarnos, en vez de estar disfrutando nos lo pasamos pensando en los problemas que tenemos que solucionar.

Nos pasamos pensando en el pasado y en el futuro gran parte de nuestra vida y nos estamos perdiendo el presente qué es lo que tenemos realmente. Tenemos la costumbre de llenar el presente con remordimientos y culpas del pasado añadidas a las preocupaciones e incertidumbre del futuro. Por lo que toda esta mezcla explosiva no tarda en reflejarse en forma de angustia, insatisfacción y ansiedad.

Practica Mindfulness: El arte de vivir en plenitud

practicar-mindfulness-sevilla

No solo hay que dejar de pensar en pasado y futuro sino que también tenemos que acostumbrarnos a vivir el presente, ser consciente del aquí y del ahora. Si nos concentramos en los pequeños detalles y empezamos a disfrutar de ellos comenzaremos a aprender y poder disfrutar de las situaciones, implicaremos nuestros cuerpo y hasta nuestra alma, comenzando a cambiar incluso la percepción que tenemos del mundo que esta a nuestro alrededor.

Esta afamada palabra mindfulness la utilizamos en psicología cuando nos queremos referir a la cualidad de nuestra mente que nos lleva a estar plenamente presente en un momento determinado, como si todo lo demás no importara nada. Esto no es nada nuevo, ya que esta practica tiene miles de años y sus raíces vienen de la filosofía budista.

Conseguimos de esta manera librarnos del peso que lastramos de experiencias del pasado y no preocuparnos por el futuro. De esta manera disfrutaremos plenamente del presente y conseguiremos reducir el estrés, las tensiones, los problemas de atención, la memoria, la concentración, etc. Con la practica del mindfulness lograremos conseguir un estado de bienestar y relajación que se verá reflejado de forma positiva en las demás facetas de nuestra vida.

¿Qué hacemos para vivir en el presente?

  1. Lo que llegue a tu vida acéptalo: Los principios del mindfulness implican concentrarse en el momento actual, no hacer criticas ni valoraciones sobre lo que esta sucediendo. Acepta las experiencias que van llegando sin etiquetarlas en positivas o negativas, debes de centrarte en los que esta viviendo aunque algunas veces sea menos agradable.
  2. Reflexiónalo y entonces actúa: Una vez que ya hemos vivido la parte emocional de una experiencia es el momento de centrarse e interpretarla. Piensa en qué has sentido, si necesitas cambiar algo y si ha merecido la pena.
  3. Renuncia al control de las cosas: No podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor, sí de verdad quieres vivir plenamente, tienes que asumir que hay muchas situaciones que saldrán fuera de nuestro control y no tendremos influencias sobre ellas. Adopta una actitud más relajada y deja que las circunstancias vayan fluyendo.
  4. Saborea el instante: Tenemos tendencia a comparar lo que estamos viviendo con experiencias pasadas u otras que podríamos vivir en un futuro. Esta comparación hace que el presente se nos vaya escapando, por eso es muy importante que recuerdes que cada instante es único y tienes que vivirlo como si fuera el primero y el ultimo. La clave es hacer menos pero disfrutarlo al máximo.
  5. No tengas ideas preconcebidas: Vamos cargados de prejuicios y esto mismo impide que podamos disfrutar del presente, esta situación no deja paso a la espontaneidad. Abrete a nuevas experiencias que sintonizen con tus deseos y necesidades.
  6. Aprovecha el momento: Carpem diem amigos, la vida es efímera y necesitamos aprovechar cada momento, cada día sabiendo que nuestra vida tienen una fecha de caducidad.